Algo valioso.

Cuando comenzó el curso escolar tenía las mejores calificaciones puesto que siempre cumplía con todas mis tareas y trabajos; pero conforme pasaron las semanas los maestros comenzaron a pedirnos trabajos elaborados en computadora y realizar investigaciones a través de internet, en otras ocasiones nos pedían que enviáramos las tareas por vía correo electrónico. Lógicamente cumplí con los que pude o sea, solo con los primeros porque después de un mes de pagar una buena cantidad en el café internet, note que mi mamá no contaba con una vasta solvencia económica para hacer ese gasto continuamente, por lo cual mi promedio bajo considerablemente, aunque las elaboraba a mano y nunca deje de entregar tareas no obtenía la misma calificación que el resto de mis compañeros ya que ellos si las hacían de acuerdo a los requisitos.

Si quieres saber más sobre esta historia entra a La Casa de la Báscula 

Durante varias semanas pensé en una solución como vender o rifar algo pero no tenía nada de valor que le pudiese interesar a mis amigos como un X box a algo así, por este motivo decidí buscar un empleo fue en las pasadas vacaciones de fin de año;  cuando le pedí trabajo a Doña Perlis la señora de la tienda que esta por mi casa, en un principio ella se negó pues dijo que no deseaba tener ningún problema con mi mamá por ser menor de edad, pero le rogué que me diera una oportunidad, le explique mi deseo de ayudar a mi madre a comprarme una computadora para poder realizar mis tareas y así no bajar mi promedio, ella lo pensó un segundo y dijo – está bien Sergio te daré el trabajo solo porque estoy de acuerdo en que no seas atenido a tu mamá- ella me conoce desde que era un bebé y sabe lo mucho que me gusta mucho estudiar.

Por la noche escuche entrar a casa a mi mamá corrí a encontrarla en el pasillo la abrace y ni siquiera la deje hablar, yo estaba tan optimista e inmediatamente le conté sobre mi empleo, pero ella no se emocionó al contrario estaba furiosa me prohibió ir con Doña Perla, amenazó con ir a reclamarle, aseguro que ella me estaba sonsacando para dejar la escuela y no recuerdo cuantas cosas más, acto seguido me mando a dormir obviamente sin dejarme explicar nada. La mañana siguiente me levante más temprano que de costumbre le prepare un café y un delicioso pan con mermelada quería hablar con ella y explicarle todo, pero me lleve una sorpresa porque no estaba en casa, minutos después la vi entrar con lágrimas en los ojos me preocupe mucho, le cuestione lo que había sucedido pero ella no dijo una sola palabra solo me abrazo tan fuerte y yo hice lo mismo, unos instantes después me apresuro para no llegar tarde a mis clases y antes de despedirnos menciono que había platicado con Doña Perlis concluyo diciendo que estaba de acuerdo.

Información: YouTube, La Casa de la Báscula y Taringa

Mi primer día de trabajo fue bastante sencillo solo resurtí los refrigeradores de refrescos, ordene los productos en los anaqueles, barrí, trapee, sacudí, y ayude algunas clientas a llevar sus compras a su casa, nada del otro mundo pero al siguiente día Doña Perlis me dijo que debía aprender a pesar los productos como frijol, arroz, queso, jamón, huevo y azúcar en las balanzas cuando escuche eso sentí un poco de nervios pensaba que era muy difícil hacerlo, pero ella me enseño que es rápido y sencillo y efectivamente así es. Convencí a mamá para continuar trabajando estos meses por las tardes en la tienda sin descuidar mis calificaciones y por fin hemos logrado reunir lo suficiente para comprarme mi compu por lo que hoy al salir de la escuela mi mamá y yo iremos a escogerla.  

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Google+
http://napep.org/2018/09/30/algo-valioso">
Twitter