Posible nuevo cuarto.

Era el trato más extraño que había hecho, pero todo parecía muy legal y por alguna razón confiaba en la gente que quería rentarle, era nueva en la ciudad y necesitaba una habitación amueblada, la encontré en un grupo de Facebook, era una vivienda familiar, su hija se había ido y requerían dinero a juzgar por sus perfiles de Facebook se veía bastante amigable.

Llegué a la zona y en definitiva eran muchos edificios y todos se veían igual, además la entrada B le dijeron y había dos entradas B una justo enfrente de la otra según tenían número los edificios pero nunca los encontré. Llamé al número que me dieron, todavía estaba desorientada pero me contestaron y se asomó por la ventana una señora que movía la mano muy alegre, supuse que era ella.

Bajaron a abrirme la puerta, subimos las escaleras aunque odio que me dejen adelante porque yo no tenía ni idea de cómo estaba distribuido el departamento, abrieron con una llave pero a juzgar por la dificultad son de esas que tenían maña para que se abrieran, entramos y unas hermosas gatitas nos recibieron, aunque cuando me vieron se fueron corriendo y desaparecieron de mi vista.

(Información: Jenner y Vix )

(Si te interesa este tema entra a Jenner)

La casa estaba llena de cosas, muchas cajas y libros, los cables estaban desordenados, tenían un sillón color beige pero había un peligroso hoyo o al menos se veía que estaba viejo el pobre sillón, la mesa era larga, el mueble de la alacena era un librero, se presentaron conmigo y me enseñaron el cuarto, al final del pasillo estaban todas las puertas. Cada quien tenía un cuarto, el mío era de su hija que recién se fue y cuando entré no pude evitar sentir el olor de la caja de arena, vi los libros en el librero además de que se me hizo raro que hubiera espacio.

La cama era matrimonial color morado, a lado había un buró, el closet tenía puertos y había unas repisas, el problema es que las repisas se veían muy chuecas, se me hizo ver unas cucarachas pero preferí ignorarlas, había mucho espacio para poner cosas pero también unas cajas ahí que se estaban empolvando. El cuarto contaba con una ventana que daba a un pasillo de la colonia, de ahí se podía ver los perros chihuahuas de los vecinos de enfrente.

Me advirtieron que tenían gatas y que una constantemente le gustaba ir ahí, además de que tenían su agua, comida y arena. Me pareció muy raro que todo lo relacionado con los gatos estuviera concentrado en un solo lugar y más que al parecer la chica vivía ahí. Había un archivero de cartón donde se asomaban los análisis clínicos.

El baño estaba muy cerca de mi cuarto, me lo mostraron y era pequeño pero no se requería mucho espacio, volví a ver una cucaracha esperé de todo corazón que solo hubiera sido mi imaginación, me enseñaron de lejos la cocina, mucho del espacio que se ocupaba era la lavadora y unos botes que no sabía que contenían, además ahí tenían sus propias cuerdas para secar la ropa.

Me gustó pero al mismo tiempo me asustó ver tantas cucarachas creo que lo consultaré con la almohada y mañana tomaré una decisión.

Vídeo por Vímeo 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Google+
http://napep.org/2018/08/28/posible-nuevo-cuarto">
Twitter