¿Qué láminas puedo utilizar para mi techo?

Trabajo en una empresa que se dedica a la fabricación de láminas y estructuras metálicas para distintos usos, ya sean para el hogar, comercio o una empresa. Desde hace ya varios años he estado en el área de fabricación, pero recientemente recibí un ascenso para convertirme parte del cuerpo de personas que se encargan en la colocación de las láminas en los espacios en los que nos fueron solicitados. Durante el corto tiempo que llevo me he dado cuenta de que la gente pregunta mucho por el tipo de material que debería utilizar para el techo. Hoy quiero contarles algunas de las ventajas, desventajas y usos de cada material con el que contamos para que puedas tomar una buena decisión.

Empecemos con las láminas de acrílico, las cuales, actualmente, con el mejor producto para la iluminación natural, fabricado y colocado especialmente para esos espacios donde la calidad de la iluminación natural es esencial. Su vida útil puede variar según el uso que se le dé, dónde se encuentre, el mantenimiento y la limpieza que reciba constantemente. Los años de vida útil pueden variar entre 3, 5 y 10 años, esto también dependerá de la constitución. Es decir, el polilit durará tres años, el poliacryl cinco y el Acrylit 10 años.

Ahora vamos con las láminas de acero, las cuales están compuestas por una única pieza de metal y cuentan con algún tipo de acanalado y es la más funcional para estructuras rectangulares. Este tipo de aleaciones se someten a un proceso de galvanización para evitar la corrosión en un futuro, lo que la hace una opción bastante económica y muy duradera. Las láminas de acero no tienen la mejor estética pero se puede mejorar gracias a una bicapa de pintura horneada que suele generarse en color blanco, lo cual también ayuda para reflejar los rayos del sol y éstos no se cuelen al interior, por lo que lo hace un material perfecto para cualquier tipo de clima.

Uno de los materiales más conocidos para las láminas de techos son las tipo teja. Algunas de las principales características por las que prefieren este material a la hora de que un inmueble está en construcción es por la estética que brinda cuando todo ha finalizado, además de que su instalación es sumamente fácil. Estas láminas tipo tejas intentan emular las de barro, pero tienen algunas diferencias con respecto a sus homólogas. Éstas últimas no resisten demasiado las bajas temperaturas, ni otras inclemencias del clima, por lo que se tienen que estar cambiando constantemente dependiendo del clima al que te enfrentes.

Por último, vámonos con las láminas de PVC o Policloruro de vinilo, que es un polímero cuyo uso está muy diversificado. Este tipo de material podemos encontrarlo usualmente en la construcción, empaques, en la industria eléctrica o entre los bienes de consumo plásticos. Entre sus múltiples funcionalidades está la de los techos, que es nuestro tema de esta ocasión. Hay expertos en la materia, como nosotros, que solemos utilizar el PVC para crear láminas termo acústicas, las cuales se componen por dos capas para que cumplan ambas funciones a la perfección. La desventaja que tienen es que su costo suele ser elevado, pero tiene una capacidad aislante y esterilidad que es la que se usa en hospitales y otras áreas donde se necesite extrema limpieza.

Si deseas obtener más información sobre el tema, visita la página de Metalitec.

FUENTES: Metalitec.com, YouTube, Noticieros Televisa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Google+
http://napep.org/2018/08/18/que-laminas-puedo-utilizar-para-mi-techo">
Twitter